Entre aromas y continentes

Estambul, quien fuese la capital de tres de los imperios más influyentes en la historia de la civilización (otomano, bizantino y romano), es hoy la ciudad mas importante de la República de Turquía. La extravagante ubicación geográfica (entre Europa y Asia) y la división del territorio por los grandes cuerpos de agua (Cuerno de oro y rio Bósforo), hacen de ella un sitio insuperable. Su actual carta de presentación la suscribe: imperial, culta, multifacética y cosmopolita, posicionándola como el destino obligado para sibaritas, trotamundos y dandis sin importar procedencia o nacionalidad. Sus calles, sobrepobladas y estrechas, recuerdan un poco a las ciudades de países latinoamericanos como México. La sensación de lejanía y la distancia con la cultura se antoja menor al convivir con los vecinos y comerciantes (cuyo carácter es sumamente hospitalario y atento) de la ciudad más conocida que ocupa dos continentes (existen 6).
Después del bullicioso recorrido por el mercado de especias, en una de las esquinas de la fachada que da al Cuerno de oro, una luz cenital inunda una estrecha y empinada escalera tapizada de azulejos azules y blancos. El milenario Pandeli Lokantasi de la capital turca se ha encargado de recibir a lo más destacado de la aristocracia, la política y la jet-set internacional. Sus paredes (una vez más) revestidas con azulejos turcos en azul y blanco han presenciado un sinfín de anécdotas, nobles y corrientes. La luz controlada que entra por las estrechas ventanas se refleja en los muros (revestidos de azulejos) y proporciona un ambiente cálido y fresco. Aunque se trata de un sitio turístico, no es un lugar que se encuentre con facilidad; aquí ‘hay que saber llegar’. Las materias primas, que incluyen carnes, pescados y mariscos, son de buena calidad. Se puede explorar hasta donde se desee y las verduras las preparan estupendamente bien. Destacables de este lugar son las imágenes a través de los gruesos muros enrejados del Cuerno de Oro, el Bósforo y la parte nueva de la ciudad. Un agradable respiro en medio del hervidero de aromas, placenteros y no tanto, que emanan las especias y las especies que convergen en el famoso Egyptian Spice Market, como lo llaman los naturales de Windsor.

Misir Carsisi No. 1 Eminou, Estambul, Turquía

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s