Categoría: Moda

La Lonja #15

La Lonja #15

La Lonja Mercantil celebró este fin de semana su quinceava edición en el marco de Mextrópoli, el Primer Festival Internacional de Arquitectura y Ciudad (otrora Congreso Arquine ). Las jóvenes familias paseaban entre los alternativos habituales a esta cita por el acogedor pórtico del Museo Franz Mayer. Los marchantes ocupaban sus espacios de exhibición (algunos mas, algunos menos originales) todos con sonrisas en sus caras mientras el sol regaba de luz el patio central del antiguo complejo hospitalario.
La lectura de la edición: ‘Levantamos las piedras para crear objetos de deseo’. Estos fueron para mí los más atractivos del bazar de diseño inspirado en los antiguos mercados sobre ruedas.

Anuncios

Milán al último alarido de la moda.

Image

En una reciente y agradable visita a la capital italiana de la moda, además de saludar a dos promesas del mundo del diseño y guapísimas primas, me di cuenta de lo inciertas que son las palabras que pronuncia la gente: “No hay nada que ver en Milán” vociferan los viajantes. Sumergidos en una escasa capacidad de apreciar lo que esta ciudad nos puede ofrecer, los viajeros se han encargado de ‘cargarle el muerto’ a la capital de la región de Lombardía. Anonadados y arrasados por el altísimo nivel cultural y artístico que seguramente vienen de ‘devorar’ en los principales epicentros italianos del arte y la arquitectura (digo yo), llegan los andarines al norte del país después de su exhausto recorrido. Al encontrarse con una ciudad de escasos monumentos antiguos, los trotamundos quedan decepcionados delante de la imponente Catedral milanesa. Pensaran que detrás de esta joya arquitectónica del gótico italiano no queda nada. Mentira. Podría enumerar muchas actividades que realizar, pero me quedo con lo que considero que me sale mejor: El sibaritismo.

Mucho había escuchado del aperitivo a la manera italiana o como lo apodan para los angloparlantes ‘Happy Hour’, que nada tiene nada que ver una cosa con la otra. Aunque forma parte de la cultura after-work italiana, el aperitivo es socorrido por visitantes y originarios de Italia (al menos en Milán). Tiene hora antes de la cena (valiente el que se atreva a cenar después) y se sirve en muchos restaurantes a lo largo y ancho de la ciudad. Luego de romper el hielo con los comensales que te acompañan y dar unos sorbos a la bebida elegida (cocktail, vino, cerveza), se aproxima uno a la barra de comida a manera de buffet.  La variedad de los alimentos a disposición de los convidados varía dependiendo del restaurante que se elija. Bruschetta, focaccia, pizza, pasta, ensaladas y una gran variedad de verduras son los protagonistas de casi todos los aperitivos milaneses. Dos buenos lugares para experimentar esta práctica son Globe (el el último piso de la tienda Coin) e Yguana (junto al parque de la Basílica de San Lorenzo Maggiore). Siendo una de las grandes capitales de la moda, Milán se reinventa constantemente y posee los últimos trabajos de creadores y diseñadores del mundo entero. Las grandes disciplinas del diseño (textil, industrial, editorial) encuentran escaparate en distintos ámbitos especializados en el tema. Excelsior y 10 Corso Como son dos nombres que deberían ser del dominio de cualquiera que se precie de ser très branché. Estas dos grandes ‘productoras de estilo’ nos conducen a elegir objetos de enorme valor artístico y excelsa calidad que exponen en sus cuidados y organizados espacios. Prendas de vestir, accesorios, zapatos, libros y un sinfín de objetos para facilitar y estilizar nuestro día a día se pueden elegir en cualquiera de las dos direcciones. 10 Corso Como nace como una propuesta de vinculación entre entidades comerciales y artísticas. Un concepto absolutamente vanguardista que posee una identidad propia y distintiva. La recuperación de un edificio abandonado se da también aquí (Merci lo hace también en París); el cortile repleto de follaje verde nos anticipa el ingreso a las diferentes ‘salas expositivas’, el frondoso jardín da el sentimiento de estar en medio de una ambiente tropical donde se puede disfrutar de un café. El obligado recorrido por las diferentes salas del edificio es una experiencia fascinante. La iluminación que proporcionan las diferentes lámparas que encontramos alrededor de los productos es perfecta. La librería y las galerías en la parte superior rematan el completísimo recorrido cultural que creó Carla Sozzani, (hermana de la directora de Vogue Italia), en 1991 y que ahora posee direcciones en Tokyo y Seúl.

Personalmente creo que este destino nos ofrece, sobre todo, una gran variedad de lugares para comer, beber, salir y comprar de excelente calidad. La apreciación de esta ciudad debe hacerse desde un enfoque diferente al habitual. El mundo de la moda y la vanguardia dominan el ambiente milanés. Se debe disfrutar de él y valorar su aportación al mundo. Los paseos interesantes en Milán incluyen barrios como Brera y el de Porta Ticinese. La oferta gastronómica es amplia, variada y la actualidad creativa está presente en los rincones de la segunda ciudad más poblada de Italia.

Image

http://www.globeinmilano.it

http://www.10corsocomo.com

http://www.excelsiormilano.com

La Ville de la lumière .

El nuevo punto de encuentro para sibaritas, diseñadores y víctimas de las nuevas tendencias en la omnipotente ciudad de la vanguardia lleva por nombre Merci. La palabra que usamos todos y cada uno de los individuos para relacionarnos con la gente quizás ha sido elegida para familiarizar y vincular directamente la vida diaria con el diseño. La experiencia comienza desde que me aproximo al número 111 del Boulevard Beaumarchais en el 3éme arrondissement parisino. Flanquean el pasillo de entrada un restaurante y una cafebrería que pertenecen al complejo. Al cruzar un callejón típico de los edificios parisinos, la bienvenida está a cargo del pequeño y antiguo Fiat 500 quien se posiciona como uno de los protagonistas del lugar emplazado en el patio de la edificación. Cruzar la puerta y encontrar un gran hall de entrada coronado por un domo vidriado que permite la iluminación natural de la tienda impresiona y acoge. Conviven en este plural espacio todo tipo de objetos de deseo. Figuran: muebles, cubertería, ropa, lámparas, libros, textiles y toda clase de artículos de diseño. La locación: una gran casa de 3 niveles restaurada y llena de cosas que ver y comprar. Continuando con el recorrido y bajando hasta el nivel inferior existe la posibilidad de comer dentro de Merci. Una parte de la planta de sótano está reservada para las mesas del restaurante interior en el que es difícil encontrar espacio.Image

Image

Cada vez que tengo la oportunidad de volver me apasiona mas la vibra y la oferta de cosas que ver y hacer en esta ciudad. Este último séjour á Paris tuve la oportunidad de descubrir nuevos lugares y visitar mis spots preferidos. Uno nunca termina de vivir París. Muy en contra de lo que dice la sabiduría popular de ‘ver Paris y morir’ yo creo que uno tiene que ver París, y volver a ir cuantas veces se pueda. Como siempre recorrer la rue du Fabourg St.-Honoré es un verdadero placer, aunque no es una de las calles más bonitas de la ciudad, goza de una especial gallardía. Al pasear por dichas aceras, la obligada parada en el ´templo sagrado’  del diseño es inevitable. Colette.   Al llegar, lleno total. Una multitud de personas viendo los libros, CD’s, lentes, juguetes y accesorios que cualquiera que se precie de ser trendy mataría por tener. En seguida del recorrido obligado baje al sótano por no dejar de recorrer la tienda entera donde me encontré una fiesta: Colette music box. La mencionada 100% electronic session  se celebra una vez al mes dentro de la tienda con los más famosos DJ’s del momento como invitados especiales. Los patrocinadores en esta 12ª edición: Warsteiner, Schweppes, Aquapax y Le Stube quienes se encargaron de saciar a los presentes mientras disfrutábamos de la excelente participación de Radio Slave y Nina Kraviz con quienes alterno el artista francés  Clement Meyer. Una gozada. 

Image

Para cerrar con broche de oro esta extraordinaria visita a la ciudad luz nos dirigimos a Saint-Germain-des-prés, por mucho el mejor barrio de tout Paris. Cultural, divertido, elegante, plural y popular. Nos dirigimos hacia la rue Mazarine no sin antes pasar por la simpática y siempre agradable rue de Buci. En el numero 23 de la calle observamos una cola junto a una pequeña puerta negra, por fuera no se veía indicio de movimiento y nos advirtieron nuestros amigos: hemos llegado. Prescription es el nombre del recóndito bar de moda en Paris. El Cocktail Club es oscuro y pequeño, la luz tenue permite observar la carta e invade la gran barra desde donde salen espectaculares bebidas. Los asistentes bien vestidos y trés parisiens emulan a los socios de un exclusivo Club de alta esfera. La música permite hablar y nos deleita suavemente combinada con el bullicio de un bar con un aire un tanto clandestino. La decoración es excepcional, los sombreros que cuelgan del centro de la escalera hacen sus veces de lámparas para iluminar los pasos que damos al subir a la segunda planta. Visita obligada. 

Image

‘El Arquitecto de la moda’

Don Jesús del Pozo,

Comencé a escuchar hablar de usted hace unos cuantos años. Letizia Ortiz estaba a punto de convertirse en la princesa de Asturias y heredera consorte de la corona española y en México se hablaba mucho de ella. Como es sabido de todos, Doña Letizia portaba con mucho estilo y llenaba con singular gracia sus creaciones. Como bien menciono usted alguna vez: ‘Es importante que cada persona aporte algo de su personalidad, por eso trato de hacer moda dúctil y adaptable’ y en este caso ella aportaba mucha personalidad a sus diseños, los cuales veíamos todos en los medios de comunicación. Como se habrá enterado, en días pasados se le rindió un homenaje póstumo en la Universidad Politécnica de Madrid en la Escuela de Arquitectura, al cual tuve la gran fortuna de asistir. Ha sido un verdadero honor conocer más a fondo no solo al modisto español, si no al ser humano que fue a través de este homenaje, que aunque poseía ciertamente un carácter público, término muy íntimo.

Quiero recordarle que dejo usted aquí grandes amistades que lo recuerdan con gran cariño y admiración no solo por su excelente trabajo, sino por su entrega y dedicación a la realización del mismo. Todos coincidían en que fue usted un gran diseñador: innovador, desafiante, armónico, delicado, misterioso, diverso, estructurado pero sobre todo modesto y entregado. Luis Casanova nos platico su experiencia al lado suyo y hablando de su tesis doctoral recordó la inmensa creatividad de la que era poseedor al punto de poner nombre a cada color de sus telas: berenjena negro, rosa vieja, azul tinta, azul malva, etc. Otros colaboradores pero sobre todo amigos suyos hicieron intervenciones subrayando la calidad, proporción, innovación y diversidad de sus prendas que presento no solo en España, también en Francia y Japón. Vicente Verdú (escritor), Javier Vallhonrat (fotógrafo de moda), Alberto Campo-Baeza (arquitecto) y Joana Bonet (editora de Marie Claire) fueron algunos de los participantes en esta recapitulación tan intima de su memoria. Todos ellos convocados por Don Enrique Loewe (Presidente de la Fundación Loewe), quien fungió como organizador del evento, señor Del Pozo.

‘Jesús no llego a Almirante, Jesús era el almirante’ pronunciaba su gran amigo Alberto al tiempo que nos contaba grandes anécdotas de cuando fueron vecinos de taller en la calle del Almirante 9  -izquierda el modisto y derecha el arquitecto- donde unían los dos talleres para hacer las pasarelas por las cuales desfilaban sus estilizadas modelos enfundadas en sus perfectas creaciones. Mientras Don Alberto Campo-Baeza relataba sus viejas andanzas,  Ana Belén, reía y recordaba. Echamos de menos escuchar la voz de su gran musa en un ‘palomazo’ que seguro le hubiera encantado a usted  también escuchar. Su representación personal fue la de sus hermanas, sin embargo toda la gente congregada en el salón de actos de la institución nos dimos cita en el recinto para escuchar de usted y recordarle a escasos meses de su partida.

Esta gran tarde de unión entre el mundo de la moda y la academia no pudo haber tenido mejor sede que la escuela de Arquitectura. Usted, en cada una de sus creaciones, empleaba ese rigor constructivo y la técnica estructural propia de un arquitecto. El homenaje no solo dejo testimonio de la relación que existe entre ambas, permitió asimismo conocer un gran creador español desde un lado más personal. Principalmente, Don Jesús, nos enseño usted la bondad y humildad con la que trabajó durante toda su carrera. Y como bien decía, el triunfo solo se obtiene trabajando duro. Nos recordaba Joana Bonet una frase que usted le menciono: …‘de lo poco que ya me queda’… le puedo decir que aquí le quedan grandes admiradores y fieles seguidores, pero sobre todo grandes (grandísimos) amigos.